LEARNING LETTER 91. “CONFIANZA, DOLOR Y RESISTENCIA”

Bill Evans “Espartaco”
“Smile”

Si se precisase mejorar la calidad de visionado, pinchar AQUI para descargar en pdf (por su tamaño tardará unos segundos)

LL91_01

LL91_02
LL91_03
LL91_04
LL91_05
LL91_06
LL91_07
LL91_08
LL91_09
LL91_10
LL91_11
LL91_12
LL91_13
LL91_14
LL91_15
LL91_16
LL91_17
LL91_18
LL91_19
LL91_20



S M I L E / S O N R Í E



Smile though your heart is aching / Sonríe aunque te duela el corazón
Smile even though it’s breaking / Sonríe a pesar de que se te esté rompiendo
When there are clouds in the sky, you’ll get by / Cuando hay nubes en el cielo, tu lo puedes conseguir
If you smile through your fear and sorrow / si sonríes a pesar de tus miedos y tristezas
Smile and maybe tomorrow / Sonríe y tal vez mañana
You’ll see the sun come shining through for you / verás el sol brillando a tu alrededor
Light up your face with gladness / Ilumina tu cara con alegría
Hide every trace of sadness / Oculta todo rastro de tristeza
Although a tear may be ever so near / aunque una lágrima pueda estar siempre tan cerca
That’s the time you must keep on trying / debes seguir intentándolo
Smile, what’s the use of crying? / Sonríe, ¿de qué sirve llorar?
You’ll find that life is still worthwhile / Descubrirás que la vida todavía vale la pena
If you just smile / si tú sonríes

That’s the time you must keep on trying / Debes seguir intentándolo
Smile, what’s the use of crying? / Sonríe, ¿de qué sirve llorar?
You’ll find that life is still worthwhile / Descubrirás que la vida todavía vale la pena
If you just smile / Si tú sonríes

.

TEXTO PLANO:

Learning Letter 91. EDITORIAL 91. CONFIANZA, DOLOR Y RESISTENCIA. Y esta LL la escribo en un momento muy especial para mí. El 29 de Marzo hace 70 años que aparecí por este mundo. Y mira por donde voy a celebrarlo agradeciendo el haber llegado con salud a esta edad. A pesar de otros pesares que ahora tengo que solucionar. Pero siento, pienso y quiero seguir yendo feliz. Y esta editorial va a ser diferente. No voy a contar qué he hecho ni por donde he ido estando. Quiero recoger aquí una bella reflexión escrita por Facundo Cabral en la que aparece una mención a los 70 años de edad… plena juventud para hacer muchas cosas y aportar a los demás valor, energía, conocimientos, ilusión, confianza… Allá va: No estás deprimido, estás distraído… …Distraído de la vida que te puebla, Distraído de la vida que te rodea, Delfines, bosques, mares, montañas, ríos. No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano, cuando en el mundo hay cinco mil seiscientos millones. Además, no es tan malo vivir solo. Yo lo paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer y gracias a la soledad me conozco…… algo fundamental para vivir. No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene setenta años, olvidando que Moisés dirigía el Éxodo a los ochenta y Rubinstein interpretaba como nadie a Chopin a los noventa, sólo por citar dos casos conocidos. No estás deprimido, estás distraído. Por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo pelo de tu cabeza, por lo tanto no puedes ser dueño de nada. Además, la vida no te quita cosas: te libera de cosas… te alivia para que vueles más alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela; por eso, lo que llamas problemas, son lecciones. No perdiste a nadie: El que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además, lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. No hay muerte… hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Miguel Ángel, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuelo y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas y nos aleja, porque nos hace desconfiados. Haz sólo lo que amas y serás feliz. El que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser, será y, llegará naturalmente. No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible y sin esfuerzo, porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban tres o cuatro meses de vida. Dios te puso un ser humano a cargo y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz. Después podrás compartir la vida verdadera con los demás. Recuerda: “Amarás al prójimo como a ti mismo”. Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios y decide ahora mismo ser feliz, porque la felicidad es una adquisición. Además, la felicidad no es un derecho, sino un deber; porque si no eres feliz, estás amargando a todo el barrio. Un solo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir, mandó a matar a seis millones de hermanos judíos. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileños, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman; la música de Mahler, Mozart, Chopin, Beethoven; las pinturas de Caravaggio, Rembrandt, Velázquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas. Y si tienes cáncer o sida, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas: si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto (tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas)… y si le ganas, serás más humilde, más agradecido… por lo tanto, fácilmente feliz, libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente, como debe ser. No estás deprimido, estás desocupado. Ayuda al niño que te necesita, ese niño que será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar de la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medida. Ama hasta convertirte en lo amado; más aún, hasta convertirte en el mismísimo Amor. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas. El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso. Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que alimentan a la vida. Vale la pena, ¿verdad?. Si Dios tuviera un refrigerador, tendría tu foto pegada en él. Si Él tuviera una cartera, tu foto estaría dentro de ella. El te manda flores cada primavera. Él te manda un amanecer cada mañana. Cada vez que tú quieres hablar, Él te escucha, El puede vivir en cualquier parte del universo, pero Él escogió tu corazón. Enfréntalo, amigo, ¡Él está loco por ti! Manda esto a cada “bella persona” que tú quieras que sea bendecida. Dios no te prometió días sin dolor, risa sin tristeza, sol sin lluvia, pero él sí prometió fuerzas para cada día, consuelo para las lágrimas, y luz para el camino. “Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones por las cuales sonreír” Y en esta fecha tan especial quiero añadir algo que nos anima a seguir aportando cada uno lo que cada uno puede aportar. “Descubrimos una ley profunda de la realidad: La vida se alcanza y madura a medida que se entrega para dar vida a otros. Esto es en definitiva la misión” (Francisco (2013) Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, nº10) Y ya sabes, las tres ideas finales: 1. Si sabes de algún colectivo que necesite impulso, motivación, ilusión, me avisas para darles una charla de impacto. 2. Si crees que esta LL le puede interesar a alguien que conozcas pásasela o cuélgala; y 3. Lo más importante… ¡Acuérdate de ir siendo Feliz! José Maria Gasalla Conferenciante, escritor y Profesor de DEUSTO Business School Blog: www.gasalla.com Redes Sociales: Linkedin Twitter YouTube Facebook

Learning Letter 91. ARTÍCULO 91. CONFIANZA, DOLOR Y RESISTENCIA. “El cuerpo humano tiene una enorme capacidad de ajustarse a situaciones de prueba. Descubrí que una persona puede soportar lo insoportable si consigue mantener su espíritu fuerte aun cuando su cuerpo está siendo castigado. Las convicciones fuertes son el secreto para sobrevivir la privación: tu espíritu puede estar entero aún tu estómago este vacío” Nelson Mandela. Y lo dice, no un teórico, sino una persona que ha sufrido esa realidad en su propia carne. Pero es verdad. No todos tenemos la fortaleza de espíritu que tenía Mandela. No somos todos héroes. Y sufrimos. Y no solo por los efectos de la crisis, por lo económico, que también, sino por aspectos morales que llegan al espíritu. Por desamor, por observar o sufrir la maldad, por la injusticia… En pocos días se han comunicado conmigo dos personas que sufren tropelías provenientes de personas que no les quieren bien o que simplemente actúan en pos de su propio beneficio sin pensar en el otro. Y ahora, en estos momentos, yo mismo estoy siendo atacado de forma brutal por seres que buscan su satisfacción maltratando al otro y consiguiendo cualquier cosa a costa de otro. Pero, justo el día en que yo me sentí golpeado, recibí de mi amigo Joaquín Tamames uno de los “pensamientos simiente” que nos envía graciosamente de madrugada cada día. Era de Aïvanhov y dice: “Tenéis cada día toda clase de ocasiones para que os sintáis perturbados maltratados, zarandeados, eso nadie lo puede negar; pero podéis a pesar de todo, salvaguardar o restablecer en vosotros estados de conciencia superiores si adquirís el hábito de vivir en la atención y la vigilancia. Ya por la mañana, desde el instante en que os despertáis, procurad vigilaros; tratad de hacer todos los gestos de la vida cotidiana conservando vuestro pensamiento hacia el mundo divino de donde nos viene la luz. Ahí está la salvación…” Sin darnos cuenta a veces nos aceleramos y perdemos la conciencia de lo más profundo, de nuestro propio ser y nos concentramos en lo exterior, en lo que acontece o deseamos que acontezca. Y ahí está el peligro. En dramatizar la circunstancia, la realidad exterior y olvidarnos que lo importante está adentro de nosotros: en nuestro ser, nuestras creencias, nuestra espiritualidad. Todo lo que está por debajo y encima de cualquier comportamiento o hecho. Y ante una circunstancia presionante, he decidido sentir, pensar, hacer en base a una serie de planteamientos. • Aceptar mi tristeza y rabia momentáneas pero decidir que no se van a instalar en mí. • Seguir creyendo en que el amor materializa aquello en lo que creo. • No autosabotearme (¿Qué estoy ganando por el hecho de que me vaya mal?). • Estar dispuesto a levantarme cada día agradeciendo a la vida y brillándome los ojos. • Seguir confiando en mí apoyándome en mi integridad y honestidad. • sostener mi vigor volitivo ante la circunstancia adversa. • Seguir rechazando a Hobbes en su planteamiento de que “el hombre es un lobo para el hombre” Está claro que “haberlos, ahílos”, pero son la excepción que a veces se acerca a ti. Pero, en los seres humanos hay fundamentalmente amor. Y eso es mi creencia. • Recordar a Victor Frankl cuando decía aquello de que “me podrán quitar todas las libertades menos una, la de la actitud que yo elija ante cualquier cosa que me puedan hacer”. • Estar muy atento a los miedos. Actuar con mi propia “licuadora” de miedos. ¿Y qué? ¿Qué es lo peor que me puede pasar? ¿Y lo mejor? • Ser más consciente de la gente positiva que está cerca de mí, que me quiere. • Decidir defender mi dignidad que es parte de mi ser (y no confundirlo con el orgullo). • No desistir, no dejar a un lado mis sueños, el sentido de mi vida, la decisión de “ir siendo feliz” pase lo que pase. CUESTIONAMIENTOS 1. ¿Acepto mi tristeza y rabia pero no me dejo atrapar por ellas? 2. ¿Sigo creyendo en la fuerza del amor para neutralizar las circunstancias adversas? 3. ¿Soy capaz de levantarme cada día y sentir el brillo de mis ojos a pesar de los pesares? 4. ¿Sigo confiando en mi misma/mismo apoyándome en mi integridad y honestidad? 5. ¿Continúo activando mi voluntad y resistencia para no dejarme caer ante ataques externos? 6. ¿Soy consciente de la gente positiva y que me quiere y que está cerca de mí en cualquier circunstancia? 7. ¿Sigo decidido a seguir “siendo feliz”? José María Gasalla. Conferenciante, Director de TALENTUM y Profesor de DEUSTO Business School. www.gasalla.com

51 pensamientos en “LEARNING LETTER 91. “CONFIANZA, DOLOR Y RESISTENCIA””

  1. Felicidades Jose María.
    Por tus 70 biológicos, por tu mochila tan llena de riqueza y de vida, por ser y por estar, compartiendo y conviviendo.
    De todo corazón, muchas felicidades, o sea, mucha y continuada felicidad.

  2. Felicidadesssssssssssssss!!!!!!!!

    Y que esas personas que intentan causarte algún perjuicio desaparezcan pronto de tu vida. De tu mente, seguro que ya las has sacado.

    Hermoso recordatorio, José María: ¡qué la vida sigue siendo vida mientras vivimos y que siempre hay muchas oportunidades de disfrutarla (aunque nunca sean todas, todas)! ¡Y es que nunca hay que fijarse en cuánto está el vaso vacío, sino en lo lleno que está, aunque no esté ni medio lleno! Incluso, más emocionante que gozar de lo bueno que hay en el vaso es ilusionarse y apasionarse en intentar llenarlo más y más ¿verdad? A ser posible, y de forma especial, de buenas emociones, que no se comen pero que vivimos de ellas.

    Esta LL tuya, además de gustarme, me ha emocionado. ¡Estaré sentimental! 🙂 Supongo que hay cosas que nos llegan más hondo y nos tocan más la fibra sensible. Pero no vayas a creer lo contrario: mi buen ánimo y mi ilusión se han visto más que reforzadas con la lectura de tu LL. ¡Gracias!!! Es un placer leerte… Es un placer aprender de tus reflexiones y experiencia…

    Disculpa si siempre llego tarde, José María, que estoy en ese esfuerzo de conseguir alcanzarme y, si puedo, hasta adelantarme: vivir más al día.

    Gracias a la vida, gracias a ti y gracias a tanta buena gente que hay por el mundo. Un abrazo muy fuerte.

  3. Viva los Setenta mi amigo. Deseo que sigas contribuyendo para un mundo mejor. Que vivas en plenitud tus proyetos y que puedas cumplir todas sus tareas en este mundo con placer y felicidad! Un saludo lleno de “saudades”.

  4. Cuántos años!! muchos afanes. Pocos, pero intensos momentos de amistad y cariño que permanecen en mi corazón.
    Muchísimas, muchísimas felicidades y nada nos gustaría mas que verte pronto.
    Te queremos.

  5. Queridos y queridas Manuel, Ana María, Fernando, Ana, Beatriz, Angel, Carlos, Ana, Doralicio,Ana María,Isidro, María Inmaculada, Francisco, Javier, José Ortigueira, Juan Luis, José moreno, Noelia, Margarita, Ricardo, Onofre, Roberto, Joseba, Nuria, Roberto Otxandio, Ana Isabel, María Teresa, Manuel, Manuel Gómez Valle, Isabel, Vicente, Fernando, Amelia, Mª Eugenia, Frumen, Jose Carlos, María Isabel, Yana, Maite, Lola, Benito, ya net, Paco, Julia, y como no, a “qué más da” también…
    El ciberespacio es una maravilla… poderse reencontrar con personas con las que has vivido momentos llenos de emoción y que hacia años que no sabías de ellos y ellas… son sorpresas que llegan al alma… muchísimas gracias a todas y todos…
    Intento vivir intensamente cada instante, darme cuenta de lo afortunado que soy y agradeceros a las personas que me queréis por vuestro cariño… el gran “secreto” está ahí… en amar y sentirse amado… lo demás son las circunstancias que hay que gestionar y a veces no es nada fácil, pero… lo primero es lo primero y esa es nuestra gran tarea que comienza, sin duda, muy adentro de nosotros y ahí tenemos que buscar.
    Ese es mi deseo para todos vosotros…que vayáis por la vida “siendo felices desde vosotros mismos”…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.