AVANZANDO DESDE LA CONFIANZA Y LA VULNERABILIDAD. Learning Letter 164

SALIENDO DE LA PANDEMIA… CON CONFIANZA. Learning Letter 163
5 julio, 2021
Del VUCA al BANI. Learning Letter 165
3 septiembre, 2021

EDITORIAL

Confianza de ser más auténticos. Confianza de haber aprendido de la pandemia. Confianza de sentirnos más fuertes después de haber sido sometidos a presiones de todo tipo, físicas, emocionales, familiares, laborales…
Confianza de que hayamos aprovechado el tiempo y estemos ahora más preparados para una nueva realidad llena de incógnitas que al mismo tiempo se pueden convertir en oportunidades.
Y ese sentirnos más fuertes lo podemos hacer desde la conciencia de nuestra vulnerabilidad que por las circunstancias que hemos pasado, seguro que se ha incrementado.
Y de eso va el artículo de este mes. De vulnerabilidad y confianza.
Por el Hemisferio Norte y en especial por Europa entramos en el mes elegido por muchos para tomarse unas vacaciones. Un respiro, un cambio, un moverse, aunque sean pocos Kilómetros. Se necesita romper con las rutinas limitadas a las que nos ha sometido el Covid-19.
Esperemos, confiemos que lo dejemos pronto atrás.
VIDEO MUSICAL: The Doors - Love Street
 
 
articulo-LL164
ARTÍCULO: Vulnerabilidad y confianza.
 
El lenguaje es un instrumento maravilloso que nos permite a los humanos comunicarnos con una gran cantidad de matices y gran exactitud, pero asimismo el lenguaje sufre desgastes, y cambios en base a cómo se vaya utilizando y lo que queramos significar en cada momento.
Hoy que quiero hablar de vulnerabilidad me gustaría que no se confundiese con debilidad y sin embargo en ocasiones se utilizan como sinónimos.
1.Y nos han infundido creencias, seguir los malos aspectos clave del ser humano como pueden ser la manifestación de ciertas emociones, la duda, la inseguridad en algunos momentos, tenemos que evitarlos pues van a significar que eres débil y que el otro, el que percibe esas manifestaciones, se va a aprovechar de tu debilidad y sacará provecho de ello o te hará daño.
Y así nos educaron a los chicos que ya tenemos bastantes años a nuestras espaldas…”no llores”, “no dudes”, “no demuestres sensibilidad”, “no seas tan compasivo” … En realidad, nos estaban diciendo: “no seas tú mismo”. “Ponte una coraza, que la vida es una guerra que ganaras siendo más duro que los demás”. Eso sí, “en tu intimidad ya puedes ser tú mismo, puedes incluso llorar, que no pasa nada”. Pero, ya se sabe, como todo en la vida si no te entrenas, no es fácil hacerlo. Y de hay nuestra dificultad muchas veces en poder llorar aunque internamente estés sintiendo esa necesidad. Con lo cual, diciéndote que no te conviene mostrarte ante los demás como eres, ¿cómo vamos a aceptarnos a nosotros mismos tal como somos? Y así vamos por la vida. Llenos de vergüenzas, miedos y ocultaciones.
Resultado: No aparecemos ni nos movemos por la vida siendo genuinos, trasparentes. Nos ocultamos no con una máscara sino con una colección de ellas, un portafolios de máscaras. De hecho, ese es el significado de la palabra persona.
Diría que hay al menos 2 premisas que nos impulsa a este hacer:
1.Ya desde niños nos gusta disfrazarnos lo cual nos hace sentir más libres en nuestro proceder. Acordémonos de ese sentimiento en los carnavales.
2. Nos gusta, buscamos, necesitamos que nos quieran y para eso, está claro, aparecemos ante los otros con nuestras mejores galas, aunque sea prestada.
2. Pero, diríamos que hay 2 niveles respecto a la vulnerabilidad. Por un lado, esta nuestra conciencia de nuestra vulnerabilidad, y por otro, aún más difícil que sería la apertura hacia los demás de nuestra vulnerabilidad. Y si comenzamos por el primer nivel, está claro que esa aceptación nos acercará más a nuestra realidad como seres humanos. No somos perfectos. Imagínate lo repelentes que seríamos siendo perfectos. El problema a veces es que alguno se lo cree. Y claramente, no hay quien lo aguante. La vulnerabilidad tiene mucho que ver con la condición humana. Todos tenemos alguna debilidad o algo que no nos gustaría tener.
Pero como nos dice David Viscott (1938-1996), psiquiatra estadounidense,
“Aceptar nuestra vulnerabilidad en lugar de tratar de ocultarla es la mejor manera de adaptarse a la realidad”.
Y por otra parte, de cara a los demás, nos gusta taparnos para no sentirnos desnudos mostrando “nuestras vergüenzas”.
Y así vamos. Poniéndonos caretas, a veces la de Supermán o Superwoman que muestra que somos capaces de hacer todo, de conseguir todo.
Pero, eso no significa que seamos fuertes, y menos libres.
3. Nuestras creencias tapan nuestra vulnerabilidad, pero no por ello nos hace más fuertes. Y, por otro lado, una cosa es ser débil y otra muy distinta estar dispuesto o dispuesta a mostrar vulnerabilidad. Reconocer ante otros que el error ha sido nuestro no nos hace más débiles sino más fuertes. Cuando nos sobreprotegemos tapando a toda costa nuestro “talón de Aquiles” nos estamos limitando en nuestro camino, en nuestras libertades, en nuestras oportunidades. Es lo mismo que sucede cuando no confiamos. Limitamos, reducimos nuestras relaciones, nuestras oportunidades, en definitiva, nuestra vida. Y así vamos. Representando papeles, roles, poniéndonos diferentes caretas lo cual nos lleva a un gran stress o a una personalidad esquizoide. Vamos disimulando, pintando de colores preciosos nuestro pensar, nuestro sentir, nuestro ser.
4. Porque en la travesía que representa nuestra vida vamos cargados de miedos. No solo aquéllos que nuestros mayores nos metieron de pequeños para proteger y facilitar nuestra supervivencia sino aquéllos que hemos ido coleccionando en el camino. Miedo a ser excluidos, a perder prestigio, imagen. A ser atacados en nuestros puntos débiles. A ser criticados, ridiculizado. A que nos tilden de débil o incapaz. Miedo a no ser aceptado tal y como soy. Miedo a no ser querido… Y de ahí nuestra falsedad ante los demás y también ante nosotros mismos. Aceptar y mostrar nuestra vulnerabilidad es de personas fuertes con autoconfianza que deciden poco a poco, irse mostrando como son no solo en cuanto a comportamientos sino también emocionalmente. Cada vez se valora más el ser genuino, integro, sin tapujos ni adornos mundanos. Y ese “ir siendo más genuino” exige un trabajo con nosotros mismos, aceptarnos de entrada nuestra naturaleza humana vulnerable. Y siendo condescendiente contigo mismo evitando la autoculpa y dejando de sobre exigirte, juzgarte y autocriticarte al menos fallo.
5. Aceptar nuestra vulnerabilidad nos lleva a implicarnos, a actuar desde nuestra esencia. Es actuar desde adentro a afuera y no al revés. Nuestra conexión con la vulnerabilidad determina la fuerza de nuestro valor y la decisión de caminar guiados por nuestro propósito. No busquemos tanto nuestro “yo ideal”, trabajemos por mejorarnos, pero no nos excluyamos por nos ser los mejores. Hay personas que, por no cantar perfectamente, no lo hacen ni en la ducha, que por no jugar al futbol como Mesi, no tocan nunca un balón. Que por no ser un Cervantes o un Shakespeare, no se atreven a escribir unas líneas ni siquiera a su enamorada. Actúan bajo la creencia de que, si fuésemos perfectos en cualquier cosa que hiciésemos, seríamos inmunes a cualquier crítica propia o ajena.
Pero…lo perfecto no es humano. Si acaso, divino.
Imagen6

Y, como siempre, las tres ideas finales de cada mes….
1. Si sabes de algún colectivo que necesite impulso, motivación, ilusión, me avisas para darles una charla de impacto aunque de momento tenga que ser on-line.
2. Si crees que esta LL le puede interesar a alguien que conozcas pásasela o compártela.
3. Y, lo más importante…

Y aún en estos tiempos…trata de ir siendo feliz.

José María Gasalla
José María Gasalla
Conferenciante, escritor y Profesor de Deusto Business School. Ingeniero Aeronáutico, Doctor en C. Enonómicas y Empresariales. Diploma de Estudios avanzados en Psicología Social. Línea de investigacion “Confianza y Compromiso”, Presidente del grupo “Desarrollo Organizacional” y “Talentum”. Co-director del Máster de Coaching Ejecutivo en DEUSTO Business School. Evaluador del proceso de acreditación de Coach profesionales, senior y ejecutivos de AECOP (Asociación Española de Coaching).

3 Comments

  1. Soraya dice:

    Gracias.
    Cuando una persona se muestra tal cual es, recibimos un regalo, único y de un valor incalculable.
    Agradecida de tus palabras.

  2. Rita Gasalla dice:

    Gracias, me has hecho reflexionar sobre la autenticidad y la valentía, tan necesaria para ser confiables.

  3. María Dolores Blesa Matienzo dice:

    si es bueno tener confianza es la base de nuestro desarrollo como personas, y el ser vulnerable es innato en el ser humano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.