Las palabras y la confianza. Learning Letter 180

El gran valor del talento con experiencia. Learning Letter 179
10 noviembre, 2022
Comenzando un nuevo año. Un nuevo tiempo. Learning Letter 181
3 enero, 2023

EL EDITORIAL

Y vamos terminando el año, un año marcado por la guerra en Ucrania, la crisis de materias primas, de la energía, de semiconductores, la incierta terminación del COVID- 19, la inflación… Y las grandes desigualdades entre países y dentro de cada país.
Y a veces al sentir el dolor de estos fenómenos que cada día resuenan en nuestros oídos y algunas veces en nuestro cuerpo, e incluso en nuestra alma, nos olvidamos de mirar al mundo desde arriba y poder darnos cuenta de que ese mundo está mejor que hace 10, 20, 50 o 100 años atrás.
No es un consuelo, es una realidad la disminución del hambre, de las muertes infantiles, incluso de las guerras. No se trata de conformismo. Cada uno, desde su responsabilidad tiene que seguir aportando a ese deseable bienestar “para todos”.
Cambiaremos el mundo a mejor comenzando por cambiar nosotros en nuestro día a día. Utilizando la palabra, pero no solo. Comenzando por ser ejemplo para otros, sean vecinos, amigos, hijos o nietos. El ejemplo es la herramienta de educación más poderosa que existe. No cayendo, eso sí, en mirarnos el ombligo y pensar que somos el modelo a seguir. Hay muy diversos modelos que también sirven. Es cuestión de confiar más en el otro en momentos en los que la confianza está en niveles mínimos. Abrámonos a confiar en los diferentes y cuestionemos nuestros antiguos paradigmas y creencias, que a veces nos han encerrado en una torre desde la que juzgamos alegre y frívolamente. Son momentos de más compasión y menos juzgar.
Y mientras el mundo va como va, yo estoy sintiendo que un reajuste se está produciendo en mi cuerpo físico. Desde hace meses algo no funciona bien internamente y, al mismo tiempo que trato de saber qué es, trato de intentar entender qué significa y cómo me va repercutiendo emocionalmente.
Y como es natural, cuando no te sientes pleno en ese aspecto físico te aparecen dudas en los demás ámbitos. Y trato de verme integralmente y confiar en el poder de mi estado emocional y espiritual para impulsar a la “carrocería”. Proceso, pues, de reajuste, recuperación, reiniciación, renacimiento y por supuesto también aceptación. La no aceptación es uno de los pilares del sufrimiento el cual intento evitar.
El año nuevo es un gran símbolo y metáfora que podemos aprovechar para el renacimiento que cada uno tiene que buscar. ¡Vamos a ello!
El reportaje fotográfico de este mes corresponde a Palma de Mallorca. Allí me fui hace unos días para compartir un tiempo con mi amigo Jaume Mezquida al cual admiro entre otras cosas por su capacidad de gestionar su dolor y no caer en el sufrimiento estéril.
Te quiero Jaime.
 Y las notas musicales corresponden a Phil Collins - Always (Live)
“Porque te amaré.
Siempre.
Con un amor que es verdad.
Siempre.
Cuando las cosas que planeas.
Necesiten una mano.
Lo entenderé.
Siempre, siempre.
Los días pueden no ser justos.
Siempre.
Pero ahí es cuando estaré allí.
Siempre.
No por una hora.
No, no, no solo por un día.
No por un año.
Si no, siempre”
VIDEO MUSICAL: “Always” - Phil Collins

Las palabras y la confianza. Learning Letter 180

Artículo.

“En el principio fue el verbo” - Juan 1:1. Y el verbo es vida, es movimiento, es acción. Es también desorden, es decir, entropía creciente. Por eso, a veces nos asusta la vida que late en un continuo cambio que de repente se nos aparece disruptivo, impredecible y también en ocasiones, amenazando nuestro frágil equilibrio.
Cuando trabajaba procesos de cambio y transformación en el mundo empresarial, me gustaba manifestar que “la organización ya no existe, lo que existe es el organizarse de continuo”. “La organización” es el sustantivo, lo que es, lo que permanece, lo cristalizado. “El organizarse de continuo” es el verbo, es la evolución, el desarrollo, la vida, en continuo cambio. El fluir del río que señalaba Heráclito y en el que no nos podríamos bañar dos veces en ese mismo río, porque el río ya no sería el mismo, ni nosotros, seres en evolución continua, tampoco seríamos el mismo ser. No somos, vamos siendo.
Y la palabra nos ayuda a expresar nuestro hacer, nuestro vivir. Con la palabra nos vamos humanizando para manifestar además de nuestros hechos, nuestros pensamientos y nuestras emociones, y así la palabra nos facilita el comprendernos entre unos y otros e incluso el amarnos.
A veces, sin embargo, las palabras nos parecen escasas. “No tengo palabras… para agradecer…” “Estoy sin palabras…de lo emocionado que estoy”
No siempre somos capaces de expresar lo que sentimos, las emociones que en un momento determinado nos embargan. Por otra parte, nuestro continuo crear, innovar hace que aparezcan nuevos productos, servicios o formas de hacer a los que hay que colocarles un significante, una denominación, un nombre.
Y vamos ampliando el vocabulario muchas veces incluso “importando” palabras que al principio nos suenan extrañas pero que al final vamos a aceptar por la frecuencia de su uso.
Vamos así enriqueciendo nuestra vida, pues como dice Wittgenstein
“los límites de nuestro lenguaje son los límites de mi propio mundo”.
Por eso en ocasiones me gusta decir que no existe un único mundo. Cada uno se va  creando el suyo y el lenguaje es una herramienta determinante para ello. En este momento podemos encontrar 8000 millones de interpretaciones de nuestro mundo.
Vivimos realidades en las que muchos han decidido avanzar “retrocediendo” hacia un mundo que describen cada vez con un vocabulario más reducido, más pobre, en el que ya no existen matices ni diversas interpretaciones a debatir. Y esa forma reducida de ver el mundo al final nos lleva hacia el relativismo, (todo puede ser, todo es aceptable) y la polarización (o blanco o negro, sin matices ni dudas).
Acompañando al relativismo y la polarización está también la ausencia de un pensamiento crítico que ayude a distinguir, a dilucidar, a discernir lo bueno de lo malo, lo cierto de lo falso, lo real de lo imaginario.
Y claro, para mayor confusión aparece el Metaverso que todavía no sabemos muy bien en qué consistirá, pero nos mete todavía más incertidumbre e incomprensión. ¡Bonito panorama! ¡Tiempos apasionantes! Eso les suelo decir a mis hijas. Tiempos en los que seguro surgirán oportunidades para CONFIAR en conseguir un mundo mejor en el que haya más respeto al ser humano de cualquier condición. Haya más igualdad de oportunidades, más justicia, más salud, más y mejor educación, más amor.
12.

Y, como siempre, las tres ideas finales de cada mes….
1. Si sabes de algún colectivo que necesite impulso, motivación, ilusión, me avisas para darles una charla de impacto.
2. Si crees que esta LL le puede interesar a alguien que conozcas pásasela o compártela.
3. Y, lo más importante…

Y aún en estos tiempos... acuérdate de ir siendo feliz.

José María Gasalla
José María Gasalla
Conferenciante, escritor y Profesor de Deusto Business School. Ingeniero Aeronáutico, Doctor en C. Enonómicas y Empresariales. Diploma de Estudios avanzados en Psicología Social. Línea de investigacion “Confianza y Compromiso”, Presidente del grupo “Desarrollo Organizacional” y “Talentum”. Co-director del Máster de Coaching Ejecutivo en DEUSTO Business School. Evaluador del proceso de acreditación de Coach profesionales, senior y ejecutivos de AECOP (Asociación Española de Coaching).

2 Comments

  1. Isabel Orozco dice:

    QUE TE MEJORES POSTIVAMENTE DE TU DOLENCIA. QUE SE RECUPERE TU «CARROCERÍA»

    FELIZ AÑO!!!!!

  2. Lorna Ochoa dice:

    Que recupere pronto su buen funcionamiento físico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.