La falta de compromiso

La falta de fluidez en las empresas
11 febrero, 2015
La dificultad de atraer y mantener talentos
11 febrero, 2015

conferencias de jose maria gasalla

Para sobrevivir en el mercado competitivo globalizado, las empresas necesitan gente comprometida con los objetivos organizacionales. Inculcan a sus trabajadores la idea de ‘sudar la camiseta’, ‘dar lo mejor de sí’, buscar continuamente el autodesarrollo y la superación y todo lo demás. Procuran estimular la fidelidad con promociones en la carrera, premios y otros mecanismos de recompensa. Sólo se olvidan de que, para crear el vínculo que desean con sus trabajadores, van a necesitar ofrecerles a ellos también, sobre todo, un ambiente de confianza.

Si la organización no da confianza a las personas, las personas no darán su confianza a la organización, no se comprometerán con ella e incluso la abandonarán a la primera ocasión que tengan. Ocurre con las empresas algo semejante a lo que ocurre con las familias. Si la familia hace que los hijos se sientan queridos y respetados, que tengan libertad de discutir las normas de la casa, de hablar espontáneamente y equivocarse, ellos se quedarán cerca; en caso contrario, buscarán la forma de salir de casa e ir a vivir a un lugar donde se sientan mejor. En el caso de España, a veces se acomodan tanto que sienten que es difícil encontrar un sitio mejor que ‘al lado de papá y mamá’, aunque casi ni se vean.

Hay también empleados que no abandonan la empresa, pero no sienten ningún compromiso con ella y pasan su vida laboral apenas haciendo el mínimo exigible. Son conscientes de que cumplen con ese mínimo, pero nunca o casi nunca se les encontrará para hacer ningún esfuerzo especial. No se preocupan por el trabajo de los demás, no se interesan por los problemas de la empresa, no osan ir más allá de la tarea que tienen asignada. Actúan de esa forma no por simple mala voluntad, sino principalmente porque no confían en que cualquier iniciativa suya les hará sentir mejor. Su automotivación desapareció o está dormida.

(fragmento del Capítulo 2 del libro ‘Confianza, la clave para el éxito personal y empresarial‘, de José María Gasalla)

Continuará…

José María Gasalla
José María Gasalla
Conferenciante, escritor y Profesor de Deusto Business School. Ingeniero Aeronáutico, Doctor en C. Enonómicas y Empresariales. Diploma de Estudios avanzados en Psicología Social. Línea de investigacion “Confianza y Compromiso”, Presidente del grupo “Desarrollo Organizacional” y “Talentum”. Co-director del Máster de Coaching Ejecutivo en DEUSTO Business School. Evaluador del proceso de acreditación de Coach profesionales, senior y ejecutivos de AECOP (Asociación Española de Coaching).

2 Comments

  1. Avatar Federico dice:

    estas equivocado. la falta de compromiso de un empleado es directamente proporcional a la falta de compromiso de una empresa para con el empleado. si tenes un empleado que gana lo mismo que gana un pibe sin estudios (o experiencia)vendiendo pantalones en ‘bensimon” nose que compromiso esperas por parte de ese empleado. la realidad es que los empleados trabajan por dinero. no por el aplauso. si queres compromiso suyo primero dale un buen sueldo. en blanco. dale flexibilidad. pagale horas extras.

    Hace un tiempo, tuve que quedarme 12 (doce) horas en mi oficina. no salí a almorzar, porque había mucho trabajo. Para no perder tiempo y tener que ir al banco, le pedí a mi JEFE me preste $50 para almorzar. Me los descontó a fin de mes. Porque tengo que estar comprometido con una empresa asi?

    • Tienes toda la razón Federico… yo aguantaría muy poco en esa empresa. No me sale lo de trabajar sin compromiso y es cierto también que el cpriso tiene que ser por las dos partes. Es lo que sucede o debería suceder en una pareja feliz….
      Eso sí,el primer compromiso es con uno mismo….
      Muchas gracias por tu comentario Federico y …suerte
      Un abrazo, Josemaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.